Recetas Caseras

Deleita tu paladar con estas riquisimas recetas caseras de la abuela Nona!!

Recetas

Cómo hacer paté casero.. ¡¡Tremendo!!

Como siempre mencionamos, la calidad de la comida casera es inigualable con las preparaciones industriales. Por eso, hoy les dejamos esta receta de paté casero de hígado de ternera, una exquisita pasta untable, simple de elaborar, muy nutritiva e perfecto para ser útil en alguna picada, acompañada de galletitas, tostadas o grisines (y si es con pan casero ¡aún mejor!)

Ingredientes:

  • 300 gramos de Hígado carne vacuna
  • 1 cebollita
  • 1 diente de ajo
  • 100 cc de vino blanco
  • 50 cc de leche
  • 50 gramos de manteca
  • 30 cc de aceite de oliva
  • 2 medidas de cuchara de azúcar
  • Sal
  • Pimienta negra

Preparación:

Empezamos cortando el hígado en chicos cubos (1 cm aprox.), y picamos la cebolla y el diente de ajo, bien chiquito. Llevamos todo a una sartén con aceite de oliva, a fuego medio, y vamos mezclando ocasionalmente para que los elementos se cocinen en forma pareja. Es sustancial cocinar bien el hígado debido a que es una carne que se descompone con simplicidad.

Pasados unos 15 minutos, incorporamos el azúcar y el vino blanco. Dejamos cocinar todo unos 5 minutos más y añadimos la leche. La leche le va a proporcionar al paté una textura cremosa a la vez que suavizará el gusto de la carne de hígado. Esto va en deseos, tienen la posibilidad de prescindir de ella o inclusive añadir un algo más. Condimentamos con sal y pimienta a gusto. Además puede añadir algún otra especia o hierba que sea de su gusto.

Seguimos cocinando hasta que no quede líquido ( van a ser cerca de 6 u 8 minutos más desde que añadimos la leche). Retiramos la sartén del fuego y añadimos a la elaboración la manteca cortada en cubos. Combinamos bien hasta que la manteca se funda y se integre con el resto de los elementos.

Dejamos entibiar un poco y después usamos una licuadora de mano o procesadora para conformar esa pasta traje y cremosa que va a ser nuestro exquisito paté. Al final, dejamos enfriar y llevamos a la heladera en el transcurso de un par de horas, para que adquiera una mejor rigidez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *